Martín Escalante – Exorcismo en alta mar

Martín Escalante
es un artista versátil que ha trabajado en cine, dirige la revista erótica Meche y además se dedica a la improvisación, acompañado de su saxo intervenido, con el que logra un sonido característico. Exorcismo en alta mar es un disco en donde uno puede acercarse a la sonoridad especial que propone Martín. El album contiene dos registros, el track 1 y 3 grabados en una habitación en La Roma, Ciudad de México el 10 de mayo, 2019. El track 2 grabado en una playa en Coquimbo, Chile el año 2017

Grabado por Martín Escalante
Diseño por Ian Steele
Masterizado y publicado por Rata Sorda Rec

También puedes escuchar acá

Velocidad, olas, misterio”. Una conversación breve con Martín Escalante.
por Samuel Ibarra Covarrubias

photo por Peter Gannushkin

SI: Háblame del título de la obra, que buscas sugerir con “Exorcismo en Alta mar”?

ME: Una vez un reportero dijo que cuando me vio tocar era como ver un exorcismo. La grabación la hice sobre unas rocas  a la orilla del mar en La Herradura, cerca de Coquimbo, Chile. El sonido de la olas era muy intenso y da la impresión de estar en medio del mar entonces el titulo  fue lógico.

Cómo fuiste armando los sonidos?

Toco saxo desde los 11 años, ósea 25 años ya, entónces los sonidos son cosas que he desarrollado en todo ese tiempo. Un proceso muy lento y largo. 

Hay un  interés por delinear un monstruo sonoro… Qué buscas Allí? 

Básicamente intento causar el sonido más intenso con más texturas y profundidad posible. Muchas veces la velocidad también se puede usar para ayudar a lograr esto. 

Trabajas la idea de resistencia en la escucha. Que buscas detonar o explorar en el auditor. ? 

Causar curiosidad, interés, misterio, hacer sentir que estas escuchando algo nuevo, que la gente se pregunte ¿Cómo logra esos sonidos?.

Qué lugar le asignas al ruido como experiencia y lenguaje experimental hoy?

No lo pienso mucho, siento que dentro de la sociedad no tiene un lugar realmente, pero eso es parte de su encanto, el grupito o culto que lo aprecian se consideran afortunados al poder conseguir tanto placer de ello, para ellos cada tocada o disco es como un tesoro por descubrir.  Quizás el ruido es el único estilo donde todo se vale, no hay reglas y el “hacer siempre lo mismo” puede ser una gran virtud. De otro lado, cuando gente lo escuchan por primera vez muchas veces tienen una reacción que incluye risas, asombro, pánico y otros gestos divertidos y viscerales, eso me da gusto también.