[ ENTREVISTAS ]

tal vez la mayor esperanza que alberga el dialogo, es la posibilidad de ingresar a un mundo al que el ojo del tacto no penetra. En ese afán construimos un intercambio de figuras y movimientos que están tras la elaboración matérica de un  sonido, para así ensanchar y pluralizar lo más posible las palabras e imágenes que modelan esa acción creativa.

Samuel Ibarra